top of page

UN MOMENTO EN NUEVA YORK CON TOMMY HILFIGER

Por: Daniel Zepeda y Gabriela Vilchis
Imágenes: cortesía de la marca

En el corazón del bullicio y la energía palpable, la ciudad que nunca duerme se yergue como un faro de inspiración inagotable: Nueva York. En sus calles pavimentadas de talento y rascacielos que rozan el cielo, se teje un tapiz cultural que fusiona la diversidad, la innovación y la pasión. Nueva York, con su característica sinfonía de sirenas, risas y murmullos en las aceras, es un caleidoscopio de experiencias que despiertan la creatividad en cada esquina. La diversidad de sus habitantes, la fusión de culturas y la constante evolución de sus barrios, desde Brooklyn hasta Harlem, crean una paleta rica y variada que alimenta la imaginación.


Esta enigmática ciudad sirvió como inspiración y locación para presentar el último desfile de Tommy Hilfiger, repleto de estrellas latinoamericanas. Presentando una colección con un enfoque en los iconos estadounidenses, los tonos blanco, rojo y azul hicieron una oda a la misma marca y su intrínseca historia con la ciudad. La marca transformó el desfile en una experiencia ya que introdujeron la dressing suite que surgió como un nuevo centro para fusionar la experiencia de la marca, el talento y el contenido. Los invitados más relevantes tuvieron la oportunidad de vestir las piezas de la colección para dar una mayor visibilidad a las prendas. Este enfoque fue lo que hizo que se volviera toda una experiencia y generó una conexión más profunda entre el cliente y la marca.


Entre las estrellas sobresalientes que fueron invitadas al show estaban Andrés Baida, Malu Borges, Azul Guaita, Ana Beliza Mercado, Jade Picón, Leo Picón y Carlos Torres. Estos invitados tan especiales cubrieron la primera fila y fueron los elegidos para portar las prendas de la colección, cada quién dándole un giro diferente y haciéndolo a su estilo. La combinación entre looks elegantes y al mismo tiempo cómodos, fueron los que más resaltaron durante el desfile. Entre cuellos redondos, pantalones de mezclilla, y chamarras de gamuza la colección promete ser parte básica de un closet para uso diario.

La herencia preppy de Tommy Hilfiger sigue sorprendiéndonos con piezas clásicas como el polo que al mismo tiempo se reinventa y nos da una nueva forma de versatilidad. También las camisas oxford y las gabardinas clásicas de la marca experimentan una renovación con siluetas actualizadas y tejidos que añaden un toque contemporáneo. La atmósfera que se creó en Oyster Bar en la terminal de Grand Central sirvió como un escenario inigualable para esta experiencia en la que se busca crear un ambiente de lujo. Más que un desfile de moda, siendo una experiencia captura completamente la esencia de la marca y de la ciudad, dónde se demuestra el compromiso con tener un enfoque innovador. Tommy Hilfiger continúa destacándose como una fuerza pionera en la industria de la moda y sigue teniendo la misma influencia en marcas actuales como lo ha hecho a través de los años. La visión del estilo americano es una narrativa en constante evolución y no hay marca que lo sepa expresar mejor.

La propuesta en la nueva colección de Tommy Hilfiger representa el estilo americano clásico a través de su último desfile en la ciudad de Nueva York, ahí se destacaron invitados exclusivos para probar las prendas.

bottom of page