LILI REINHART

Por: Sarah Gore Reeves

Fotógrafa: Agata Serge

UN DESPERTAR ESPIRITUAL

La vida de la actriz ha tomado otro camino, el del autodescubrimiento y el ayudar a otros en su misma situación. Desde sus redes, discursos y, ahora como escritora y productora, busca ser una voz que lo impulse. 

Lili Reinhart tiene mucho que decir. Mucho. La estrella de Riverdale, la serie de Netflix que la catapultó a la fama internacional durante seis temporadas, ha ido tomando un rol más activo como productora y escritora, ya no solo como actriz, con una sensibilidad artística que ha ido desarrollando a lo largo del tiempo y que, me confiesa, fue impulsada en buena parte en los últimos dos años. “Desde la pandemia por el coronavirus empezó mi despertar espiritual, estaba sola y pasando por una ruptura. Literal era yo con mis pensamientos. Fueron momentos difíciles, pero estoy muy agradecida porque me catapultó a un verdadero viaje de amor propio. Aún sigo en el camino de descubrir quién soy, pero sin duda alguna me conozco mucho mejor ahora”, explica. 

 

Lili, que desde los 10 años sabía que lo suyo era la actuación y el baile, y a esa edad su mamá la llevaba desde Ohio a Nueva York para audicionar, no es tímida para hablar de su camino de sanación y autodescubrimiento, y ahora se ha propuesto contar historias que promuevan eso. Lo anterior la hace sonreír porque recuerda su propia experiencia cuando era adolescente y sus papás no comprendían sus luchas con la ansiedad, puesto que no había tanta información como ahora. Su meta actual es hacer sentir a la gente menos sola.

 

Así, cada vez, Lili teme menos a mostrar su vulnerabilidad. En el 2020 lanzó Swimming Lessons: Poems, su primer libro de poemas, el cual ha sido una gran parte de su autodescubrimiento y donde explora temas como ansiedad, depresión, fama y desamor. El libro se posicionó rapidamente como un bestseller en las listas del New York Times. 

 

Y, aunque como Betty Cooper, en Riverdale, es una adolescente tímida, ya no teme alzar la voz por los temas que le interesan y de los que cree que se tiene que hablar. Uno de ellos ha sido su trastorno dismórfico corporal, el cual consiste en la preocupación obsesiva por un defecto percibido en el cuerpo, por lo cual su discurso está encaminado al movimiento del body positivity. “Siempre estoy muy pendiente de mi cuerpo. Soy modesta y protectora en general, no me gusta salirme de mi camino para mostrarme tanto física como emocionalmente. A esta edad, siento que mi cuerpo todavía está cambiando mucho, por la pandemia lidié con mucha fluctuación de peso y es por eso que he hablado tanto sobre este tema. La ropa y mi estilo deben ser una forma de armadura protectora”, admite. 

 

En cuanto a sus proyectos, la actriz acaba de estrenar la película Look Both Ways y se espera que para principios de 2023 estrene Plus/Minus, filme que protagoniza y produce. Además, con Small Victory Productions, productora que fundó el año pasado, acaba de firmar un acuerdo con Amazon Studios para desarrollar contenido de cine y tele que celebre la diversidad y la inclusión. 

 

No hay que dejarse engañar. Lili tiene la imagen de una verdadera America’s sweetheart, con sus enormes ojos y sonrisa, pero tiene mucho qué decir y aportar. Y eso apenas comienza. 

Desde muy pequeña querías actuar… ¿qué tuviste que afrontar? 

Yo fui la que le dije a mis papás que me encantaba actuar, era lo que quería hacer y también era mi escape del mundo real. Sufría de ansiedad social y depresión, mis padres no entendían nada en ese momento… era como un ¿porqué mi hija no quiere ir a una fiesta de cumpleaños o quedarse a dormir? Cuando comencé en esta industria recuerdo que la gente decía: “ella cree que es mejor que todos” y en realidad solo era porque era tímida y callada y estaba tratando de arreglármelas con la menor atención posible. No me siento cómoda siendo el centro de atención y me gusta actuar por el arte de hacerlo. Definitivamente siento que soy una artista y así es como me expreso.

¿Crees que esto te ayudó a superar tus miedos?

Tuve que hacerlo, básicamente estás rodeado de todo y de todos a los que temías. Los actores suelen ser almas viejas y muy bien articulados desde pequeños porque no tienen otra opción. Te colocan en un entorno en el que estás rodeado de mucha gente intensa y creativa. A los 12 años, cuando realmente comencé a actuar, crecí rápidamente, al menos tenía que estar seguro de mí misma, pero no es una experiencia normal para una niña de esa edad.

 

Fundaste una productora que se dirige a gente joven y que busca hablar de diferentes temas. ¿Qué buscas lograr con ella?

Amazon me presentó la oportunidad de comenzar esta productora, así que estaba súper a bordo ya que mi primera experiencia produciendo fue Chemical Hearts, una película de la plataforma. Lo hice con ellos porque mi equipo realmente presionó para que esto sucediera y tuve mucha suerte de haberlo hecho. Tengo esta empresa desde hace más de un año y creo que estamos marcando la diferencia. No estoy tratando de contar historias de adolescentes que pierden su virginidad o que salen del armario. Busco contar historias del mundo de hoy. ¿Cómo se ve la vida ahorita? ¿Cómo está la salud mental hoy? ¿Cómo se ve la masculinidad tóxica en 2022? Y ¿cómo se ven las relaciones? Ese es realmente nuestro enfoque.

Es interesante porque abordas temas incómodos que la gente busca...

Creo que la salud mental es realmente lo que le interesa a la gente ahora. Me hace feliz porque cuando tenía 13 años y tenía ataques de pánico, mis padres no sabían qué diablos estaba pasando, obviamente no puedo culparlos. Realmente no se sabía nada entonces. Desde la pandemia por el coronavirus empezó mi despertar espiritual, estaba sola y pasando por una ruptura, literal era yo con mis pensamientos. Fueron momentos difíciles, pero estoy muy agradecida porque me catapultó a un verdadero viaje de amor propio. Aún sigo en el camino de descubrir quién soy, pero sin duda alguna me conozco mucho mejor ahora que hace dos años y medio. Lo interesante, y yo creo que es lo que debemos recordar, es que siempre podemos seguir mejorando y encontrando nuevas formas de crecer, cuestionar y descubrir cosas que no sabíamos. 

 

Todos tenemos un pasado, dolor e inseguridades. ¿Cuál crees que es la mejor forma de sobrellevarlo?

Darle tiempo y aprender a pasar tiempo contigo mismo. Yo creo que esa es la forma en que comienzas a ver un cambio. 

 

La gente olvida lo joven que eres y que sigues creciendo... ¿es otra etapa de tu vida?

Siempre me estoy estirando a una nueva forma, siempre mudando de piel, incluso cuando no me siento cómoda. Siempre hay más trabajo por hacer.

 

Por cierto, ¡has tenido siete temporadas con Riverdale! Alguna vez te preocupaste por ser encasillada en ella?

Me siento bendecida de haber interpretado un personaje que realmente me importa, Betty ha estado conmigo durante tanto tiempo que será difícil dejarla ir. Lo único que no me gusta de ella es la falta de fe en sí misma. Creo que ella lucha con esta oscuridad que tiene dentro. Como su padre era un asesino en serie, ella se siente intrínsecamente mala o malvada.

 

Hablemos de tu nueva película Look Both Ways, que trata de una adolescente que tiene que elegir un camino u otro y lo que resulta de esa elección.

El guión lo leí en enero de 2020 y se trataba de esta mujer con dos posibles escenarios en la vida y cómo terminó. Estos dos caminos fueron radicalmente diferentes, sin una decisión correcta o incorrecta. Nadie te prepara para estas elecciones y hay una belleza en confiar en tus instintos. Realmente creo que todo sucede por una razón y que hay que confiar en el universo. Trata sobre un hermoso viaje para ella, que te da una perspectiva de tu propia vida, te hace pensar en las decisiones que tomaste o que vas tomar, dejando claro que aunque puede ser diferente, o aunque ahorita no está claro, ¡todo funcionará!

                 EQUIPO                  

 

Talento: Lili Reinhart
Editora en Jefe/Stylist: Sarah Gore Reeves

Maquillaje: Pati Dubroff
Peinado: Lisa Marie Powell
Iluminación: Dylan Tatem Gordon
Diseñador de Set: Isaac Aaron
Productor: Anna Makovchik
Estudio: Stropa Studio
Asistentes de Styling: Adara Whitney, Emily Benziger y Mia Rapoport

Digital Issue