DELFINA MUN

DELFINA MUN

Por: Betsy de la Vega Tay

Fotógrafo: Kourosh Sotoodeh

Una artista multidisciplinaria que empezó su carrera artística practicando pintura, collage y música. Sus viajes por el mundo son una manera de compartir sus creaciones.

La argentina Delfina Mun nos muestra a través de su música y arte las tradiciones indígenas, buscando crear una mezcla de culturas con visuales que tejen lazos entre espiritualidad y arte.


En 2021 lanzó su primer álbum musical “Pájaro”. En el escuchamos y vemos toda esta espiritualidad, arte y estudio de voces ancestrales, reflejada en 10 temas originales.

A su vez, sus pinturas se han exhibido en diferentes partes del mundo. Y mientras sigue creando, pretende hablar en nombre de la madre Tierra para enaltecer la sabiduría indígena y las formas tradicionales de vivir. Delfina vive para crear, promover y ser voz para culturas amazónicas. En exclusiva para M Milenio, Delfina nos platica como fue este acercamiento a las artes y los que busca aportar al mundo hoy en día.


1. ¿Desde qué edad estuviste interesada en las culturas indìgenas y en convertirte en una especie de voz para ellas?


Nací en un lugar en donde las comunidades indígenas son marginalizadas y los pueblos tienen una lucha diaria por mantener su cultura viva y sobrevivir.


De niña en este contexto me sentía aislada dentro de una sociedad que está en desequilibro con la naturaleza. A los 12 años mi madre comenzó a trabajar como traductora para las Naciones Unidas, y me enseño a estudiar documentos como la Declaración de los Derechos de los Pueblos Indigenas. Desde ese momento empecé a leer y traducir muchos documentos de la ONU y pude entender el proceso y la situación global de muchos pueblos luego de la colonización.


Para mi hoy como mujer es muy importante tener esta posibilidad de expandir mi voz y inspirar a otras mujeres, es el momento para que el mundo recupere el equilibrio con lo femenino, y naturalmente así también el amor y el respeto por nuestra Madre Tierra.



2. Sabemos que tu estudio está aislado de la ciudad. Cuéntanos sobre tu proceso creativo en el, ¿cómo evoluciona tu día de mañana a noche? Cuando terminas una pieza, y sales tanto a exponerla como a venderla al mundo, ¿cómo te sientes en el? ¿cómo integras el vivir en aislamiento para después convivir en la sociedad cosmopolita donde se mueve la gente del medio del arte?


Hoy vivo nómada, he viajado a muchos países llevando estos mensajes de la tierra y continúo viajando por el mundo. Mis viajes y mi compartir es a través de ceremonias, y la fuerza de nuestros rezos es lo que abre las puertas a expandir más estos mensajes a través de la música, el arte, las medicinas de la tierra, la palabra consciente.


Mi contacto con la gente de la ciudad es en el contexto de nuestras ceremonias tradicionales. Hoy el mundo occidental está abriendo los ojos nuevamente al valor y tesoro profundo que está en la cura de las plantas y en los rituales sagrados, y mucha gente se acerca buscando curarse y reencontrarse.


Las plantas fueron mis guías, mis protectoras y mis curanderas para recordarme las formas de la naturaleza. Este es mi camino del corazón, de haber recordado y hoy ayudar a otras personas a también encontrar estos rituales sagrados que nos mantienen en armonia como seres parte de este planeta y este universo divino. Las personas se han olvidado como rezar, como mostrar respeto, como cantar, como danzar con los elementos.


Los últimos dos años he estado rezando por el agua en más de 13 países, en ceremonias que duran días. Así vamos recordando el valor de la vida, de cuidar y valorar los elementos, los ríos y océanos, y la importancia de la reciprocidad, ofreciendo nuestros rezos al agua y el fuego que nos han dado nuestra vida. Haciendo ofrendas a la tierra en agradecimiento por toda su generosidad y abundancia.


Luego hay momentos donde paro por unos tres meses, ahí vuelvo a los lugares de poder como el Amazonas, el desierto, lugares donde la tierra es puro cristal y cascadas de aguas limpias, bosques, montañas y cóndores en el cielo. En estos lugares puedo recargar mi energia, continuar mis estudios más profundos de los cantos ancestrales, y concentrarme para hacer las pinturas. También puedo participar de ceremonias con mis profesores, mis mayores, aprender, escucharles y desarrollar mi visión.



3. ¿Cómo se ha dado el salto entre las diferentes disciplinas artísticas que practicas? Ahora la música....


Para mi en el arte y la expresión está todo integrado, muchas veces nace un canto y de la mano llega una visión para una pintura. Se entrelazan melodías con colores, danzas y poemas.