DIEGO UCHITEL

DIEGO UCHITEL

Por: Carmelucia Acosta

Fotógrafo: Diego Uchitel

Capturando casos médicos desde algún hospital en Buenos Aires, Argentina hasta llegar a la gran ciudad de Nueva York y dar con Bowie, el fotógrafo Diego Uchitel, atesta el tiempo transportándonos a alguna época, un set de los 80s, a los tiempos del rock n’ roll.

Y así, con cada una de sus imágenes logra transmitir la chispa de vivir a través de la vulnerabilidad del ser. Inmortalizando la belleza desde hace más de 30 años, Uchitel nos deleita con rostros conocidos y desconocidos, facciones únicas, emociones de alegría, sensualidad, humanos pintados con luz y sombra, regalándonos el placer de ver el pasado y el presente a través de su lente.


Háblanos un poco acerca de la luz en tu trabajo.

Últimamente, me estoy dedicando las exposiciones, mucho más que al trabajo comercial. Por lo general mis colores son más pasteles, más suaves. La última exposición que tuve se llama “luz y sombra” porque jugué mucho con los contrastes del blanco y el negro, con las líneas del cuerpo humano. Por lo general mi trabajo es muy romántico, simulando a una pintura. Busco crear piezas que se mantengan con su proprio tiempo. Piezas que sean “timeless.” Esta vez, lo que hice fue jugar con los blancos y negros para modernizar mi trabajo un poco siendo más contrastado, manteniéndome dentro de la composición que usualmente me gusta hacer, del romanticismo.


¿Qué emociones te despierta al ver estas fotografías, de luz y sombra, y también al momento de crearlas?

Ah es una pregunta profunda. Es lo que está pasando un poco en el momento con la vida misma. Actualmente están sucediendo cosas muy fuertes. Estamos pasando por momentos que son muy contrastados. Momentos de muy altas y muy bajas. Y creo que se refleja un poco así lo que está pasando en general en el mundo.


¿Platícame como empezaste? ¿Cuál fue tu introducción a la fotografía?

Cuando termine el colegio secundario, mi familia me oriento a tener una carrera de título sin embargo a mí no me interesaba eso en lo más mínimo. Siempre fui más artístico. Mi hermana tenía un amigo que era fotógrafo y él fue quien realmente me introdujo a este mundo. Me empezó a contratar para hacerle los revelados de las fotos y así fui conociendo gente. Termine fotografiando conciertos para una revista de rock n’roll en Argentina.


Sabemos que una de las cosas que más disfrutas son las “Portraits” o los “Retratos.” Cuéntanos la razón detrás de esto. ¿Quién ha sido la persona cuyo retrato ha logrado sorprenderte?

Me gusta hacer retratos porque disfruto conectar con otras personas, uno a uno. Sin tener a tanta gente involucrada al momento. Me gusta hacer cosas que sean más directas entre el sujeto y yo. Experimentar una conexión más personal y humana al momento de trabajar.

¡Tengo muchos! Crispin Glover, River Phoenix, David Bowie, y Joni Mitchell. Son retratos que me han marcado mucho.

¿Podrías elaborar un poco más acerca de tus experiencias retratando a estas personas?

La experiencia con Joni Mitchell fue impresionante porque en el medio de la fotografía que estábamos tomando ella se puso a cantar a capella. Y fue algo verdaderamente emocionante.

Con David Bowie, fue muy personal. Comenzó a contarme como había decidido casarse con Imán, que era su mujer cuando el falleció, y yo me imaginaba que una persona como él me estaba hablando a mi sobre ese tema y claro, me alucinaba.

Fuimos dos seres humanos conectándose.


Has capturado muchísimos rostros conocidos de la cultura musical. ¿Cómo te preparas para que tus fotografías resalten dentro de los miles que existen de cada una de estas figuras populares? ¿Cuál es tu proceso creativo? ¿Tienes alguna meta o reto que te propones a ti mismo, antes de empezar estas sesiones de foto?

La manera de trabajar que tengo siempre es intuitiva. Hago lo que me nace en ese momento. No tengo un proceso formado que sigo al pie de la letra. Espero que algo me nazca, aun que algunas veces me pone un poco ansioso. Por lo general trato de dar seguridad y mostrar que se lo que estoy haciendo y que todo va a estar bien.

Usualmente, la gente cuando siente que está en manos de alguien que sabe lo que está haciendo se relaja más. Si no, se pone más ansiosa o insegura por miedo a no ser representado correctamente.

Tengo cosas que me llaman respecto a la luz, el color, la composición, pero no sigo un proceso estructurado. Al contrario.

Trato de hacer algo diferente para mí, que no haya hecho antes pero que en el momento me llene. Seguir buscando algo nuevo y diferente para mí. No siempre lo logro. Pero Trato, y creo que eso es lo importante.

Mostrando que tengo una cierta capacidad, inmediatamente la gente se relaja un poco más. El sujeto se rinde a que está en buenas manos y todo comienza a fluir. Se crea una sinergia.


¿Tienes a alguna persona en mente con la que te gustaría colaborar? ¿Qué impacto buscas crear a futuro?

Wow. Hay tantas personas que me gustaría fotografiar. Pero estoy en una etapa de vida donde quiero dar de vuelta. He tomado una catedra en una universidad para enseñar, estoy trabajando con alumnos de fotografía. Quiero hacer cosas que den, no quiero dedicar mi tiempo en cosas que no tengan profundidad.