LAUREN WASSER

LAUREN WASSER

Por: Sarah Gore Reeves

"Animo a cualquiera que esté enfrentando algo en la vida y quiera terminarlo, a que lo supere"

Natalia: Si le describieras a un niño de unos cinco años quién eres, ¿qué le dirías?

Lauren: Diría que soy una superheroína, un robot. Cuando los niños me ven, generalmente se fascinan con mis piernas doradas porque no creo que hayan visto a alguien como yo. Quieren tocarlas, quieren ver cómo corro, cómo camino, cómo me muevo. Ellos piensan que es genial, ¡así que les digo que lo es! A veces, les preguntan a sus padres si pueden conseguir unas pier­nas doradas iguales (ríe).


N: Cuando eras pequeña, ¿qué querías ser de mayor?

L: Quería estar en la WNBA (Women’s Na­tional Basketball Association). Mi deseo era dedicarme al baloncesto profesionalmente, jugué toda mi vida y, de hecho, tenía una beca para hacerlo en la universidad, pero no la acepté, simplemente me decidí por el modelaje. Pero el baloncesto fue defin­itivamente mi primer amor y es algo que siempre pensé que tendría en mi vida. Obviamente, Dios tenía planes distintos.


N: He leído en otras entrevistas que te describen como una mujer resili­ente. ¿Qué es la resiliencia para ti?

L: La resiliencia es no permitir que nada se interponga en tu camino. La vida es dura para todos. Todos tenemos nuestras propias batallas todos los días, al­gunas son peores que otras. Creo que el hecho de no rendirse y no ceder ante la presión, el problema o esa montaña que crees que nunca superarás, es resilien­cia. Ser capaz de seguir adelante cuando crees que ya no puedes hacerlo.

N: ¿Cuánto tiempo te llevó volver a caminar?

L: Creo que una vez que decidí amputarme la segunda pierna, recuperé mi vida porque ya no tenía dolor. Tuve un dolor crónico severo durante siete años tratando de salvar mi pie izquierdo y luego me di cuenta de que nunca iba a pasar. Así que creo que amputarlo una vez que cumplí los 30 años fue la mejor resolución que tomé.


N: ¿Sientes que el punto de quiebre fue optar por amputar la segunda pierna?

L: 1000%. Me siento como la chica que era antes de que esto sucediera, como esa joven, sana, activa y dispuesta a conquistar el mundo. Supongo que tengo eso en mí en este momento, así que estoy lista para recomenzar. Aprendí mucho y adquirí conocimiento durante ese tiempo, porque ese periodo fue tan oscuro, que parecía interminable.


N: ¿Cómo utilizas tus redes sociales para difundir la conciencia? Sé que no se limita solo a ese tema, quiero decir, representas tantas cosas distintas.

L: Sí, creo que lucho por muchas cosas, el cambio general. En el mundo de la moda y el entretenimiento, defiendo la inclusión. Obviamente, también defien­do la salud de la mujer, presentando una forma completamente nueva de belleza que nunca se ha visto, creando una opción que no existe.