PURPLE DISCO MACHINE: MÚSICA SIN FRONTERAS

PURPLE DISCO MACHINE: MÚSICA SIN FRONTERAS

Por: Betsy de La Vega Tay

Fotografía: Cortesía del artista

“Después de la caída del muro, tuve acceso a todo y el mundo se volvió totalmente diferente para mí.”

Desde Alemania mezclando ritmos house, disco y funk, Tino Pinotek mejor conocido como Purple Disco Machine se ha convertido en la última década en uno de los DJ’s más taquilleros en los escenarios más importantes del mundo. Pero su historia, comienza mucho antes. La caída del muro de Berlín significó para el, la libertad musical. 


Tino, ¿cómo fue nacer y crecer en Dresden, una ciudad profundamente dañada por la guerra? ¿Y cómo fue después, cuando comenzaron los nuevos movimientos diferentes de la juventud?

Tenía 10 años cuando terminó la guerra. Tuve una vida bastante tranquila los primeros 10 años, pero por lo que escuchaba de mis padres, fue muy duro crecer. Había música que no estaba permitida, así que crecí con la música de Alemania del Este. El tipo de funk y disco que me gusta no estaba permitido, pero después de la caída del muro, tuve acceso a todo y el mundo se volvió totalmente diferente para mí.


¿Cómo decidiste convertirte en DJ y productor? ¿Qué te inspiró, tu familia?

Fueron pequeños detalles. Lo primero definitivamente fue que mis padres eran amantes de la música. Mi padre coleccionaba vinilos y crecí escuchando música todo el día. Después, en la escuela tenía un amigo que era DJ. Empezamos a hacer fiestas con amigos, así que ese fue mi primer contacto con la música como DJ, y luego simplemente empecé a ir a más fiestas cuando tenía 18 o 19 y me di cuenta de que quería participar formalmente en la escena.

Y sabías que eras bueno…

Pasé mucho tiempo a solas en mi habitación practicando habilidades, y cada vez era mejor. Así que sí, tuve tiempo para decidirme.

Hay mucho sucediendo en la escena musical en Alemania, todo el mundo sabe de la música electrónica alemana y su importancia. ¿Cuál es tu movimiento favorito?

Creo que fue en los 90 cuando surgió la música house, el french house, que cambió totalmente las reglas del juego para mí. Antes, la escena de Alemania era sólo techno, pero con los años 90 llegó el french house, Daft Punk y Cassius. Ese fue el momento en el que supe que esa era la música que quería tocar como DJ y que quería producir, esto cambió todo para mí.


¿Te gustaría tocar en el super exclusivo club Berghain?

Pienso que todavía no soy lo suficientemente cool como para tocar ahí (risas).


¿Cómo ha cambiado tu estilo musical a lo largo de los años?

Ha cambiado mucho. Desde hace 10-12 años hago más o menos el mismo tipo de música. Por supuesto, con una especie de evolución o revolución, sobre todo con Purple Disco Machine, en donde cada álbum es un paso distinto en el que estoy tratando de pensar cosas nuevas. Cada vez tengo más acceso a sintetizadores vintage, siempre me emociona probar cosas distintas.


¿Cuál es tu lugar favorito para tocar? He oído que Ibiza, ¿verdad?

Sí. Quiero decir, hay un montón de grandes lugares, e Ibiza es definitivamente uno de mis lugares favoritos de todos los tiempos. La energía de la gente es impresionante.


Sabemos que no es tu primera vez en México, ¿cuál es tu lugar favorito aquí?

He tocado muchas veces en México, especialmente en la Ciudad de México y en Guadalajara. Hay muchos festivales geniales, también en Monterrey el público es increíble. Siempre me gusta volver, debería tocar más a menudo aquí, la gente realmente tiene la mente abierta en cuanto a este tipo de música. En Alemania la gente piensa demasiado en qué tipo de género es este, si es cool, si no es cool, pero aquí en México la gente está simplemente abierta a la música, y no juzgan tanto como lo hacen los alemanes.