top of page

TESSA ÍA

Por: Sarah Gore Reeves

Fotógrafo: Tim Marsella

"Más allá de la música"

Entrevistar a Tessa Ía es sentir no solo que hablas con una persona mucho mayor, es como si hablaras con alguien que ha vivido muchas vidas. Y en esta vida le toca descubrir y explotar al full su esencia artística en todas sus facetas.

Muchos, incluyéndome, la ubicábamos solamente como actriz. Ya fuera en la serie Narcos, en De Brutas Nada o en la película Después de Lucía, del director mexicano Michel Franco. Pero Tessa tiene desde niña el talento y pasión por la música, y en ese camino se ha ido autodescubriendo, encontrando mejores maneras de canalizar sus emociones y en cómo volcarlas al componer y cantar. Es en ese camino que nos encontramos con ella para platicar.

Tessa cuenta ya con un álbum de estudio, Correspondencia, así como cuatro EPs, que son breves compendios de canciones. El más reciente es T.I., del cual se desprenden sus más recientes sencillos Narciso, La Niña Escopeta y Querer Querer. “La pregunta del millón”, dice riendo cuando le pregunto sobre cómo definiría el género musical de sus canciones y la respuesta es: rock-pop alternativo con una mezcla poesía.

Su próximo concierto, el 21 de enero en el Teatro de la Ciudad, lo define como el más importante de su vida. “Este es el primer concierto formal que doy como artista independiente, por el solo gusto de inspirar y compartir, de conectar desde el escenario con las personas que desde que empecé mi trayectoria musical han encontrado refugio entre mis letras y canciones”, me cuenta muy emocionada.

Para esta fan de la música de Soko, Grimes, Morphine, Bola de Nieve, Joy Division y David Bowie, el cómo se siente sobre un escenario ha ido evolucionando. “Lo más bonito es sentir la energía de quienes te esperan ávidos entre el público, listos para cantar y gozar las canciones que para ellos tendrán su propio significado. Repito una de mis frases favoritas en la vida: Vulnerable, pero invencible. Así me siento en el escenario”, dice.

Con apenas 27 años, Tessa sabe bien lo que quiere hacer y cómo. El próximo año tendrá, además, tres estrenos: la tercera temporada de De Brutas Nada, Sierra Madre en HBO y Yellow en Paramount+. “Tengo mi propio camino, y aunque a nadie le haga sentido, a mí sí”, afirma.

 

Desde pequeña compones... ¿cómo nació tu pasión por la música? ¿Y cómo se ha ido desarrollando?

Desde niña sabía que quería hacer música, pero no forzosamente de la manera en que la hago hoy. Quizás más pequeña soñaba con ser instrumentista y tocar hard rock en escenarios alrededor del mundo. Hoy me he dado cuenta que mi instrumento en realidad es la pluma y los universos habitan dentro de mí como invitación a que paseen por ellos. No me gusta considerarme cantante forzosamente, pero si no canto yo mis versos, ¿quién? ¿Quién les puede dar mejor sentido que la mano de quién salen? Yo vivo mi vida y sobre mis vivencias escribo. Nunca quise agradar a nadie, no lo hice por eso, así que, con toda honestidad, la sorpresa más hermosa que me he llevado ha sido ir encontrando paso por paso a todas las personas que se identifican con esta parte vulnerable mía, vergonzosa a veces, que se ha vuelto mi mitología. Puedes empezar con una idea, pero realmente te encuentras conforme avanzas en el camino.

 

 

Te gusta mucho la poesía... ¿cómo ésta influencia tu proceso al componer?

De la poesía nace todo. ¡Es el reto! Empezar a escribir y al encontrar renuencia sobre algún tema o algo que me genere miedo, entra la poesía y me pregunta, ¿qué otra manera de expresar lo que siento puedo encontrar sin volverlo literal y explicativo? ¿Qué metáforas o simbolismos me pueden ayudar a decorar mis miedos tanto que sienta la confianza de publicitarlos? Dentro de la poesía encuentro una musicalidad intuitiva y viceversa.

 

Te conocemos más como actriz, ¿pero parece que ahora buscas enfocarte más en tu carrera como cantante?

Eso parece, pero las cosas no siempre son lo que parecen (ríe). Este año grabé dos series para diferentes plataformas, solo que como aún no se estrenan la gente me ve “desaparecida.” En realidad el próximo año estaré bastante activa en ese sentido. La música es lo que ahora hago a mi tiempo, poco a poco, conforme la vida me lo va permitiendo, pero sin duda la actuación también es uno de los grandes pilares de mi vida y no me veo dejándola.

 

Más bien me he ido conociendo a mí y a qué ritmo quiero seguir haciendo las cosas en el futuro. Con el tiempo he ido encontrando el equilibrio en mis pasiones.

 Narciso es tu más  reciente sencillo...

 

Es una canción que escribí a finales de 2019, terminando una relación. Más allá de la relación o de él, creo que lo que aprendo de mi propia canción es que “Narciso” no tiene la culpa de no quererte como tú quisieras que te quieran, la culpa la tiene cada quien al ponerse en ese lugar. Es entender tu propia culpa en insistir donde ya viste que la puerta está cerrada. Y si vas a seguir insistiendo, asumirlo.

 

La primera canción de T.I., tu último EP, es La Niña Escopeta, de la que has escrito que nació “de las obscuridades que habité en 2020”...

 

Creo que La Niña Escopeta siempre ha sido parte de mi. Quizás durante muchos años romanticé la depresión y mi relación con “mis obscuridades,” pero creo que ver directamente esas cosas que nos pesan o nos hunden y aceptarlas, o hacer las paces con ellas a través del reconocimiento, es bastante saludable. Quizás los momentos que viví y que me llevaron a escribirla no fueron los más brillantes ni entrañables, todo lo contrario. Pero canalizar esas emociones hacia la creación me ayudó a vomitarlo y extirparlo de mí. Emociones, ideas y pensamientos que no nos enorgullecen, pero que son parte de uno.

 

 

¿Hacia dónde quieres llevar tu carrera como artista próximamente? ¿Te vamos a ver más enfocada a la música?

 

El 21 de enero cierro un gran ciclo en mi vida honrando el camino recorrido con un “Epílogo” en el teatro de la ciudad. Me he ido encontrando y ahora sé bien lo que quiero hacer y cómo lo quiero hacer, y para eso me tengo que detener. Era importante para mí sacar estos tres temas que hablan de las relaciones más importantes que he tenido estos últimos años, pero para lo que quiero hacer después seguramente “desapareceré” un rato. Quiero volver a tomar mucha consciencia de los proyectos que tomo como actriz y a los proyectos que me embarque como cantautora hacerlos con la paciencia y dedicación que merecen, no hacerlos solamente por el “deber ser,” ni nunca comparándome con nadie más.

Digital Issue

                                 EQUIPO                                 

 

Stylist: Sarah Gore Reeves 

Entrevista: Araceli Garza

Peinado: Dennis Gots

Peinado: Rolando Beauchamp
Maquillje: Rie Omoto 
Asistentes de Stvling: Lorena Dominguez y Catia Muñoz
Locación: Peluquería Oropel
Gracias especiales a:

Skiny de Cowboys & Indian, Sam Richardson de Production Factoy

y Betsy de la Vega Tay

bottom of page